Hendaya

Hendaia ha sido desde siempre un importante lugar de paso situado en un entorno privilegiado, con el Bidasoa, la Bahía de Txingudi y en general la Península Ibérica a un lado, y la larga playa, el Parque de Abbadia y el Continente Europeo al otro.

En la parte más baja de Hendaia, encontraremos los puertos deportivos y de pescadores, y, cómo no, la playa de arena fina más larga (3 km) de todo Euskal Herria.

Al Parque Natural de Abbadia y al palacio que le da nombre podemos acercarnos tanto andando desde el final de la playa como en coche desde el propio pueblo, pero, tanto de una manera como de otra, no podemos dejar de contemplar las “Dunbak” o “Dos Gemelas”, grandes rocas emergentes del agua junto a la Punta de Santa Ana y con el océano como fondo.

Estas “Dunbak” también las veremos si seguimos la carretera de la costa, así como el fenómeno geológico conocido con el nombre de “flysch”, esa especie de acantilados de hojaldre que no son nada extraños entre nosotros.

Más información aquí